Ayllón Ronco, Eugenio

eugenio-ayllon_baja

No soy escritor aunque escriba desde antes de aprender a escribir, como dejo claro.

Procedo del garabato, la mancha de color, el óxido, la intemperie.., y toda la inapresable transparencia que nos rodea. 

Llegar hasta aquí se lo debo a la mano verde de Carlos Lapeña, adolescente empedernido y maestro accidental, con el que es un placer compartir diferencias, encuentros y alguna que otra torcedura.

Y por supuesto, a Antonio Cerrato, amigo, compañero y sobre todo maestro, que desde hace ya muchos años, con una generosidad inmensa, no deja de poner lucecitas y asientos en el camino para mí...

Aparte de esto, sólo subrayar que soy de Parla.